"2º PREMIO A LA INNOVACIÓN NÁUTICA 2017"

Cosme Damián Churruca...El héroe olvidado de Trafalgar.

Cosme Damián Churruca y Elorza nació en Motrico, una pequeña localidad vasca, el 27 de septiembre de 1761. Desde niño tuvo una fuerte atracción por el mar. Aunque primero recibió la llamada de la fe  iniciando estudios eclesiásticos pero al final, dejó el camino del sacerdocio cuando un amigo le habló de la mar y sus aventuras.

Churruca con 15 años de edad se enroló en la Compañía de Guardias Marinas de El Ferrol.

Tras varias acciones militares, como el asedio al Gibraltar Británico, expediciones científicas alrededor del mundo cartografiando el estrecho de Magallanes y realizando estudios hidrográficos del atlas marino de la América septentrional recibió el título de Capitán de Navío en 1774.

Tras haber recorrido medio mundo retomó la vida militar en un momento clave de la historia. Era la guerra entre Inglaterra y la alianza Francia-España por el domino de los mares y era muy importante el control del estrecho de Gibraltar.

La batalla de Trafalgar supuso la batalla por el control del estrecho, del Mediterráneo y del mundo...

En el tablero de juego se encontraban tres grandes potencias Marítimas.

Por un lado, la armada inglesa mandada por el Almirante Horacio Nelson  y Cuthbert Collingwood, como segundo y por el otro  la flota Franco-Española mandada por el almirante francés Villeneuve, y su segundo el contraalmirante Dumanoir.

La Estrategia de la batalla.

En batalla el Almirante francés ordenó a su flota formar una extensa hilera para cañonear a los navíos enemigos formando una línea demasiado alargada, y viró sin sentido; la armada inglesa se lanzó en punta de flecha al centro de la formación para romper la línea y dividir en dos la escuadra hispano-francesa

La táctica  había dado un vuelco a favor inglés ya que muchos de los barcos Hispano-franceses se enfrentaron en inferioridad numérica a los británicos mientras algunos de sus compañeros todavía no habían entrado en combate, eso le sucedió al "San Juan Nepomuceno" de Churruca, que tuvo que combatir contra nada menos que con seis navíos británicos a los que puso en serios aprietos gracias a su habilidad.

Mientras dirigía el combate, una bala de cañón le arrancó la pierna derecha por debajo de la rodilla ordenando que trajeran un cubo con harina (o con arena en otras versiones) y allí metió el muñón para mantener la estabilidad y seguir combatiendo heroicamente.

Churruca acabó muriendo desangrado no obstante antes de morir ordenó clavar el pabellón de su barco para que no fuera arriado tras el abordaje inglés A su vez, dio órdenes antes de fallecer de que nadie se rindiera mientras en su cuerpo hubiera cualquier indicio de vida.

Al acabar la batalla los seis capitanes ingleses pidieron al oficial de mayor rango del "San Juan Nepomuceno" que entregara, como era tradicional, la espada del capitán vencido a aquel de ellos que hubiera derrotado a Churruca. En ese momento, y para sorpresa de todos, el español les dijo que, entonces, deberían partir el arma en seis trozos pues, de haber atacado uno a uno, no habrían vencido al vasco nunca.

Tras la batalla de Trafalgar,"El San Juan Nepomuceno" fue tomado al servicio de Gran Bretaña como HMS San Juan y sirvió como pontón en Gibraltar durante muchos años y como lugar de recepción de autoridades a partir de 1808. En honor al valor de Cosme Damián Churruca, se colocó una placa con su nombre en la cabina que él había ocupado mientras  permaneció a bordo, y se ordenó que todo el que en ella entrara, se quitara el sombrero como muestra de respeto al aguerrido enemigo. Acabó siendo vendido y desguazado en 1818.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados